Boda Rústica

Una opción, que muchas veces no tenemos en cuenta o simplemente desconocemos, es celebrar nuestra boda en una casa rural o campera.

Una boda en una casa rural será mucho más íntima y personal. Habitualmente sólo se alquila la casa, por los días que se necesite, teniéndose que encargar los novios del resto: ceremonia, decoración, catering… Si no tenéis mucho tiempo o simplemente os faltan ideas, podéis contratar a un profesional, un wedding planner que se ocupará de que cada detalle responda a vuestros deseos.

Se puede alquilar una casa con suficientes habitaciones como para que los invitados puedan dormir allí y desde al menos un día antes de la boda. La diferencia de precio no será mucha, y esto permitirá que podáis convertir vuestro día especial en un fin de semana especial, y podáis disfrutar más tiempo de la compañía de vuestros seres queridos.

Lo mejor de la ceremonia es poder celebrarla en la misma casa. Para montar el altar, están las facilidades que nos da la naturaleza, un par de troncos decorado con flores y telas etéreas será suficiente para crear un ambiente encantador. Para los asistentes, sillas de madera rústica, decoradas con ramilletes de flores silvestres. El entorno hará el resto.